Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur

Publié par VERICUETOS

Sobre la humana y poética « condición (humana) » en Ave Soul (1) de Jorge Pimentel

Muerta palabra / acuérdate / que eres / verso dormido.

(« Lavina »)

Dejar una ciudad / el domingo / en los parques / donde

rompiste / tu soledad / de extranjero.

« (J.P., « Entregas breves de amor y… »/ Balada)

A Carolina Bustos

 

« Parado entre dos avenidas encendí un cigarrillo / y mi voz apretaba y un viento helado cruzaba / la noche / Qué me sucede. Qué me pasa. Y de / pronto… » (2) La ciudad de Lima y la experiencia brutal de la « des-subjetivización » (3) del poeta, « moi est un autre » (Rimbaud), se encuentra en los versos de Ave Soul, segundo libro de poesía de Jorge Pimentel, reeditado -después de más de tres décadas, el 2008 (4). Y en su condición humana, Pimentel se ve retratado, recorriendo las calles de la ciudad (« terriblemente solo pateando / piedras… »), « Como lo que soy un poeta un ángel que circunda / el mundo con mis anotaciones salvajes bajo / el brazo expandiendo mi sombra… » (5)

Había leido Kenacort y Valium 10 (Lima, 1970), su primer libro, en el Perú y también « Balada para un caballo », poema éste de Ave Soul, pero al volver a leer, después de varios años al poeta (en esta reedición), me he sorprendido por la intensidad y frescura de su poesía (6). Y mucha agua y sangre (también de poetas) ha corrido bajo el puente…, toda esa historia de la infamia!

« Camino pedregoso no abras cuando toquen voces de / destrucción, no te tuerzas con golpes, ni con gritos / ni con el terror de guerras y matanzas. Sólo así / permaneceremos como ahora camino pedregoso…» (7), escribía Pimentel. Y el canto del poeta, éste, es para siempre, cito in extesius versos que anteceden: « (…) ¿A dónde fue a parar tanta tibieza tanta ternura? ¿En / qué túneles nos estará aguardando la mariposa que / tanto quisimos? ¿Cuál de los túneles será el que nos / conducirá finalmente o fatalmente? ¿Cuál de mis / manos penderá como una estatua hacia el final? ¿Cuál / de mis ojos será el lucero que cace el pájaro en su / recorrido hacia ti? Camino pedregoso que te alzas ante / mi vida cuando los ejércitos se aprestan a prenderte / a iluminarte y ese no es el fuego que tú quisiste sino la / luz de un extraño silbido del viento, quisiste / una tenue brisa en un río de retamas, caminos siempre / de moras, de hojas silvestres, de cantos de mujer, de los / solos que brotan cada tarde prendiéndole fuego al agua » (8).

La intensa frescura poética, y étonnement frente a la vida misma, recorre las páginas de Ave Soul; cito de « Alabarda »: « Cuando en ti / se haga perceptible / el aleteo / de un halcón / en el cielo azul / roza con tus / manos / levemente / el aire / y estarás tocando / la paja tierna / donde el pájaro / de la tarde / se despereza / y un rayo / de luz / lo aturde » (9).

El poeta que camina, por las calles de la ciudad, como « todos los que humanamente caminan », no es el « flaneur » de Baudelaire; se siente « un completo animal, un caballo salvaje / que trota por la ciudad alocadamente sudoroso que va pensando / muy triste en ti muy dulce en ti, mis cascos dan contra / el cemento de las calles. Troto y… »; Lo encuentro más próximo al « hombre de la multitud », de uno de los relatos de Poe, « todo el mundo trata / de cercarme, me lanzan piedras y me lanzan sogas / por el cuello, sogas por las patas, me tienden toda clase / de trampas, en un laberinto endemoniado donde los hombres / arman expediciones para darme caza armados con perros policías / y con linternas y… » Se trata de la « cotidianeidad paranoica » de la vida en las urbes modernas; todo esto, lo sé, es muy pigliano (y muy actual). Pero, la « condición humana » del poeta, su esencia, en su afán de libertad lo lleva a huir de la ciudad: « Atrás / van quedando millares de kilómetros y sigo libre. Libre / en estos bosques dormidos que despierto con el sonido / de mis cascos. Piso la mala hierba y… » Versos más adelante, cito: « Y con la luz solar que todo lo invade / suelo dar golpes hacia la vida. Allí / donde mi presencia es esperada me hago realidad. / Allí donde mi sueño se revela me hago realidad / me hago realidad en esos ojos que están cansados / de ver las mismas cosas. Y es en verano cuando la vida / se enciende y mis cascos recogen la hermosura de la tarde / y asciendo a la cumbre donde diviso extensiones / de mar de cielo de tierra… » Anochece, y el ser amado, « melancolía de la Quimera », se halla siempre muy presente y…; el pensamiento y la palabra se simultanean, aquí: « Y por un instante pensé muy triste en ti / Cae la noche en estos bosques, pareciera que la tierra / se difunde con la noche se propaga se manifiesta. / Y toda la noche he ido creciendo. Y crecía y crecía / aún más aún más ¿hasta dónde crecerás? / ¿No tienes miedo? No, contesté. Soy libre. / El día, el nuevo día como algo fresco se anuncia solo… » Es la humana condición del poeta, que sabe del horror de…, que lo lleva a mantenerse alejado más, sin embargo, persiste: « Yo sabía / lo que sucede a un caballo en la ciudad. Y / por ello me mantengo alejado de ella. Pero a veces / me interno y sucede lo que tiene que suceder. Pero si yo / me rebelo persisto y amo terriblemente mis posibilidades / de realizarme en un medio donde la civilización se mata / y permanecen odios, prefiero ser caballo. Mojaré / la tierra con… » (10) Este poema, « Balada para un caballo », como toda Ave Soul, es como una « moneda antigua » que acaba recién de…, AVE SOUL, Jorge Pimentel!

 

por Mario Wong, escritor peruano

París-Montmartre, 07/08/2017.

Notas

(1) Jorge Pimentel, Ave Soul, Lima, doble príncipe Ed., 2008 (Primera Edición: Madrid, El Rinoceronte, 1973).

(2) « Escenas de un cuadro de N. Poussin. L’inspiration du poète », Ob. Cit., p. 88.

(3) El acto de creación poética, y quizás todo acto de palabra, supone algo como una des-subjetivización; los poetas, en la tradición literaria occidental, siempre han dado el nombre de « Musa » a esta des-subjetivización. Se trata de un « yo-poético » que no es un yo, esto es un yo idéntico a si mismo; un caracter que correspondería a una « persona » (y « persona » desde la Odisea quiere decir « nadie »); en ese sentido el « yo-poético » es un « carácter » que no es el mismo. Él no es el mismo, no tiene identidad; él es todo y nada. El poeta es siempre otro, moi  est un autre (Rimbaud), que él mismo. Keats decía  que « él está constantemente en el lugar de otro cuerpo y tratando de rellenarlo » (*); (*) «… heis continually in for – and filling some other body…» (Véase Giorgio Agamben, Auschwitz. L’archive et le témoin, Éditions Payot e& Rivages, 2003, p. 122-125).

(4) Incluye « Pimentel en el recuerdo », texto de Roberto Bolaño y, también, dos cartas del escritor chileno al poeta fundador, junto a Juan Ramírez Ruiz y a otros poetas, del movimiento poético de los 70s « Hora Zero ».

(5) « Escenas de un cuadro de… », idem.

(6) Acierta, sin ninguna duda R. B., cuando dice que « los poemas de Ave Soul no han envejecido un ápice. Siguen tan frescos y legibles como cuando Pimentel los escribió. », y es pertinente su pregunta, seguida, « ¿De cuántos poetas latinoamericanos podemos decir lo mismo?(...) ».

(7) « Camino pedregoso »; véase la parte de « Poemas no recogidos en la primera edición », Ob. Cit., p. 119.

(8) « Camino pedregoso »; Ob. Cit., p. 118-119.

(9) Ob. Cit., p. 57.

(10) Ob. Cit., p. 31-34.

Commenter cet article