Overblog
Editer l'article Suivre ce blog Administration + Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur html

Publié par VERICUETOS

Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 

 

*LA CUERDA*

 

Es larga la cuerda
que enreda al pez

en una hora lejana
donde todo se interrumpe.

Y no hay más siesta
ni te echas a soñar.


La cuerda está adentro,

tiene dientes,
tritura
ese llanto

de útero triste,

abandonado.
 

El cordón umbilical es una cuerda larga.

Se excede en centímetros.

Lánguido pierde peso
y de repente

deja de nutrir,
se extiende, tensiona,

estrangula.

 

Una cuerda no hace red

es soga que ahorca

que enreda,

en red (a) y hace des (a) parecer.

 

Tu pez mujer no salta, ni titila en ti.

Hay peces que nunca aprendieron a nadar.

 

CAPERUCITA

 

Caperucita quiere dormirse

con cuentos que la hagan soñar.

Desea contar ovejas

dos pájaros y ver árboles floridos.

 

Caperucita quiere despertar

ir a jugar, rasgar la tierra, colorear letras,

existir al otro día.

 

Caperucita quiere caminar sola

por el camino que le plazca

sin eludir al miedo

venciendo la pesadilla.

 

Caperucita  no duerme

un hombre perturba su sueño

su agonía es intensa

su silencio perpetuo.

 

Y él mientras duerme.

En su sueño impune, no cuenta ovejas.

Acumula lana para cubrirse

de su manta hace una horca

de su inocencia la sed.

 

La casta predadora

siempre sacia su apetito

en el cuento de caperucitas humilladas.

 

Macabro él disfrazado de bondad

corriendo libre por la estepa autorizada. 

 

 

C U L P A B L E

El sonido del reloj

tiene el alma por fuera

solo él es la noche

y la noche que se ignora.

FERNANDO PESSOA

 

A Rosa Elvira Cely

Hablemos,

pongamos a andar relojes,

horas,

números.

 

Lo que llamemos

tiempo

 

(en el que

desaparecí).

 

Habla de mí.

Cuéntale al mundo

que ayer grité

y

. . .

nadie escuchó.

 

Desnuda,

rota en pedacitos,

el tejido de mi ropa,

mi cuerpo empalado

escurriendo su dignidad

por un barranco:

abismo de una ciudad sorda.

 

Cuéntale al mundo

que marqué mil veces

al número;

la cifra; 

en la hora que no salva.

 

El que respondió no supo; no quiso saber nada de mí.

Ese que respondió no comprendió que iba desapareciendo sin querer.

La agonía es un sonido largo

en la espera de:

—Un momento, ¿dónde dijo que está?

 

Se entrecorta la garganta, mi pulmón arde,

mis muslos, mi cabeza, mi pecho, mi vagina,

mi SER SIN VOZ,

MI SER CULPABLE no cabe en este segundo.

 

—¿Cuál bolsillo? ni siquiera lo veo.

Quizá también se esfuma para esconder el frío de mis manos.

 

 y la noche que se ignora…

 

Hablemos

de Montañita

dos niñas gritan.

 

Y hablemos de la niña tartamuda

que violó su padre

cada día, cada noche de su infancia

bajo el amparo de su madre.

 

y el sonido del reloj…

 

—¿Pretende saber dónde estoy?

—…

—Muriendo.

 

En la calle 45,

en el edificio de la portería Norte,

en la arena de la playa,

ahí donde las manecillas del reloj no se detienen.

 

Hoy escribirás

la derrota, la ruina de la justicia

desde tu silencio y la distancia.

Escribirás que sientes

la muerte,

mi miedo,

el dolor que cercena la paz

ruge entre los miembros descuartizados,

de cadáveres de mujeres.

 

C u l p a b l e

Eso dijeron.

C u l p a b l e

 

Me culpan por ser mujer

macabra condición llamarse Rosa.

Deshojada, marchita y abandonada.

Rosa de cementerio.

 

Hablaré de ti,

en este injusto minuto que pasó y ya no te nombramos.

Hablaré de ellas

una a una

como las horas que se van.

 

Voy a contarle al mundo

cómo fueron sus perversas muertes,

cómo desaparecieron,

cómo las culparon por ser mujeres.

 

No me consuela la lluvia,

ni la brisa que pasa.

Tengo vergüenza de dormir tranquila

mientras ellos nos mienten,

mientras otras son cómplices:

                                                                                       Vergüenza & Burla.

 

Y nos repiten cual letanía

que fueron culpables

que soy culpable

que tú te lo buscaste

 

y la noche que se ignora…

 

Carolina Bustos Beltrán  (Bogotá 1979)

Poeta y narradora colombiana, reside en Francia desde 2003 ha vivido también en Portugal y España. Ha sido galardonada en varias ocasiones: Mención del I Concurso de Relato Breve El Dios Tecnología, convocado por Fuentetaja literaria en 2013, por el relato “Buenas noches, mi amor”; en el XVIII Concurso de Cuento de la UAM 2009 su relato “La Marea Alta (cuento con banda sonora)” fue seleccionado para el volumen colectivo Entre líneas y otros cuentos. Tres elogios y otros poemas, publicado en Madrid por Ediciones Universidad Autónoma de Madrid, 2010. En poesía ha sido seleccionada en el certamen Voces Nuevas - Selección XXIII convocado por la Editorial Torremozas en el año 2010. Recibió en 2015 el Tercer Premio del Concurso Ediciones Embalaje del XXX Encuentro de Poetas Colombianas del Museo Rayo, Roldanillo, Colombia por su poemario “Lecciones de UrbEnidad”. En 2016 “Estación Tropical & Otros poemas sinuosos” fue finalista del Premio Internacional de Poesía ‘Pilar Fernández Labrador’, Salamanca, España. Sus cuentos y poemas han sido publicados en antologías, revistas y blogs en Colombia, México, Argentina, Perú, Estados Unidos, España, Portugal, Rumania, Francia y Dinamarca.

Ha pubicado Sueño Stereo, Editorial Caza de Libros, 2014 y Ediciones Altazor, 2017. Polifonías Dispersas poemario No. 148 hace parte de la colección “Un Libro por Centavos” de la Decanatura Cultural de la  Universidad Externado de Colombia publicado en 2018.

Cofundadora del colectivo “Crue Poétique”. Trabaja como docente universitaria de Español Lengua Extranjera en Francia.

Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Poesía de Carolina Bustos Beltrán, poeta colombiana 
Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article