Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur

Publié par VERICUETOS

 

Carlos Cuartas

por Mauricio Ríos

  Archivo de la LigueCarlos Cuartas en primer plano a la izquierda


Carlos aprende a jugar al Ajedrez alrededor de los quince años de edad viendo jugar a sus compañeros de colegio en el barrio Enciso; el juego escaqueado lo cautiva y nace en él esa pasión por el Ajedrez que llevará por el resto de su vida; se dirige a la Biblioteca Pública Piloto a buscar literatura de Ajedrez y encuentra unos pocos, los cuales se dedica a estudiar y en ellos escudriña los secretos y esencia del juego; su dedicación sumado a su gran talento lo llevan a enamorarse de los intrincados movimientos del Juego Ciencia que lo animan a participar en el Campeonato Departamental de Mayores del año 1958 donde, para sorpresa de todos, incluso de él mismo, obtiene el primer lugar, mostrando gran madurez para su corta carrera y que a la postre estaría llena de bonitas partidas e increíbles triunfos.

 

Su gran triunfo en su primer Campeonato Departamental de Mayores le da el derecho de representar a Antioquia en el Campeonato Nacional de Pereira (en ese entonces los Nacionales de Mayores eran cerrados) del mismo año y aunque es rápidamente eliminado, ese traspié lo alienta a seguir, mejorar y luchar; demuestra su rápido progreso en poco tiempo, al ganar más campeonatos regionales. Posteriormente en 1959, asistió al Nacional de Barranquilla y en 1962 al de Buga, donde ocupó posiciones intermedias.

 

En 1963 inicia su primera etapa de éxitos en su brillante carrera ajedrecística, pues ganó todos los torneos jugados en Medellín, venciendo a Bernardo Fernández, Fernando Cano, Tirso Castrillón, Eliécer Cianci y al argentino Casas entre otros y ocupó el tercer puesto en el nacional de Cúcuta, donde sólo perdió una partida y las adulaciones a su juego se publicaban por doquier:

 

"Con su juego agresivo y elegante fue uno de los animadores del Campeonato Nacional de Mayores del año 1963, clasificando en el tercer lugar y ganando el Premio de Brillantez por su bonita partida con Enrique Botero de las FFAA” (Ajedrez Colombiano No. 1)

 

La mencionada actuación le dio méritos para representar a Colombia en la Olimpíada de Tel-Aviv, donde obtuvo el 66% de los puntos posibles en el tercer tablero. Ganó en 1966 su primer Campeonato Nacional de Mayores jugado en Belencito (Boyacá) y asistió al panamericano de La Habana, Cuba. En este extraordinario evento participaron 20 jugadores de distintos países y clasificó tercero después de Eleazar Jiménez y Jesús Rodríguez, ganándole la partida a éstos lo mismo que al ecuatoriano Olavo Yepez y Al colombiano Miguel Cuéllar. En 1966 participó de primer tablero en la Olimpíada Mundial de Tokio, donde hizo el 50% de los puntos ante los mejores jugadores del mundo; en esta competencia le ganó a maestros de renombre de la época como Clark (inglés), Porath (israelí), Bhend (suizo), Minev (búlgaro) y otros más. (Joaquín de la Roche en TABLERO 5 - 1968)

 

"Otro de sus triunfos lo logró en el torneo "Larco", certamen jugado en Medellín en el 66, en el que obtuvo la primera casilla, acompañado por el conocido maestro argentino Samuel Schweber y en el que participaron además el maestro Luis Augusto Sánchez y los señores: Juan Minaya, Emilio Caro y Herbert Geithner, lo que muestra claramente la fuerza de nuestro campeón”. Francisco García en GAMBITO No.1

 

EL MATCH CUARTAS- CUELLAR 1968


El XVIII campeonato nacional de Mayores de Ajedrez se realizó en la ciudad de Medellín entre el 14 y 30 de septiembre de 1968. Al torneo concurrieron los mejores tableros que por las diferentes zonas tenían derecho a participar. Fue lamentable la no participación del M.I. Miguel Cuellar Gacharná y aunque La liga de Ajedrez de Antioquia hizo todos los esfuerzos para que el maestro participara en el certamen, todos ellos fueron inútiles.

Como director del torneo se nombró al doctor Javier Henao Hidrón, el que por sus conocimientos técnicos, caballerosidad e imparcialidad se ganó la simpatía de todos los participantes. Igual mención nos merece el sub-director Javier Gutiérrez. Don Mario Gil Sánchez, presidente de la Liga fue el pionero y forjador de este bello espectáculo. El Ajedrez Antioqueño está altamente agradecido por este desinteresado esfuerzo que en buena hora le brindó. El Campeonato fue patrocinado por diferentes empresas (Postobón, Coltejer, en total siete empresas) y en cada una se realizó por lo menos una ronda.

 

El ganador indiscutible del torneo fue la joven figura Carlos Cuartas, con tan solo 28 años, siendo la tercera vez en consecutivo que se adjudicaba el título de Campeón Nacional de Mayores. Nuevamente el maestro dio una lección de buen Ajedrez, vislumbrando su brillante porvenir.

 

Tres meses antes de comenzar el nacional de Mayores del año 1968 a realizarse en la ciudad de Medellín, Carlos Cuartas simplemente se esfumó, ni siquiera en su casa daban razón de su paradero. Era mucha la expectativa acerca de si participaría o no, pues era la mejor carta Antioqueña para ganar el torneo, pero nadie daba razón de él. Apareció con su típica apariencia con la que se recuerda en nuestras memorias: delgado, cabello largo, gruesas gafas y barbado a tan solo una hora antes de comenzar el campeonato; confesó que se encontraba en la finca del señor Gilberto Melguizo preparándose para dicho evento.

 

Pero el evento no dirimiría la rivalidad y supremacía del Ajedrez Nacional entre Miguel Cuéllar, quien jugaba por Bogotá y Carlos Cuartas en representación de Antioquia; Pero lo que realmente caldeó lo ánimos fue que el presidente de la Federación Colombiana de Ajedrez envió a Miguel Cuéllar por encima de Carlos Cuartas (el campeón Nacional de Mayores) al torneo zonal de Caracas, clasificatorio para el Interzonal de Túnez. No está de más anotar que en Caracas Cuéllar ganó el zonal con todos los puntos.

 

El señor Darío Uribe González decano de la faculta de Ingeniería Química de la U de A viajó a Bogotá en varias ocasiones para interceder por Carlos Cuartas pero aún así Cuéllar viajó a Caracas, según el señor Javier Henao Hidrón decía que Carlos Cuartas era quien tenía el derecho por ser el Campeón Nacional de Mayores, a lo que Cuéllar respondió “Carlos quedó campeón porque yo no jugué”.

 

Así pues se lanzó un reto a Miguel Cuéllar para enfrentar a Carlos Cuartas en un match, quien luego de muchas negociaciones aceptó el reto a su regreso del zonal de Caracas. Los ajedrecistas de Antioquia Jaime Escobar, Augusto Vélez, Julio Montoya, Ignacio Restrepo, Luis Fernando Cano, Tirso Castrillón, Jesús Castrillón y Robert Rivera entre otros se unieron, en cabeza del doctor Darío Uribe Gaviria para recolectar una bolsa para el match Cuellar-Cuartas y definir entonces la supremacía del Ajedrez en Colombiano.

 

En total se jugaron catorce partidas, las primeras siete en la ciudad de Bogotá y las restantes en la ciudad de Medellín. En Bogotá se realizaron en el hotel San Francisco. Mientras se jugaban las partidas en Bogotá, éstas eran seguidas jugada tras jugada en un tablero mural en el Club Maracaibo, que quedaba ubicado en frente de la sede de El Colombiano, ubicado en la calle Maracaibo, entre Palacé y Junín, donde está actualmente el club Maracaibo.

 

En el periódico El Colombiano trabajaba un ajedrecista que manejaba el teletipo y se encargaba de pasar las jugadas al Maracaibo, donde eran analizadas prácticamente en línea. La primera partida en Medellín se jugó en el Paraninfo de la U de A y donde la audiencia se agolpó para ver el espectáculo, pero muchos no pudieron entrar debido a que el recinto estaba completamente lleno.

 

La novena partida se jugó en el radio teatro de la voz de Medellín (RCN) la décima se jugó en el grill de las estrellas donde son las residencias del Hotel Nutibara. La once a la catorce en la liga de Ajedrez de Antioquia que quedaba en el Cardesco, Junín con la playa a un lado del teatro Junín, donde hoy se encuentra el edificio Coltejer.

 

El match fue excitante hasta la última partida, donde Carlos obtuvo el triunfo y con ella ganar el match y un triunfo más en la brillante carrera de Carlos Cuartas. A continuación los resultados ronda a ronda del encuentro.

 

 

BOGOTÁ

MEDELLÍN

 

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

Puntos

Cuartas

0

1

1

0

1

1

½

0

½

½

0

½

1

1

8

Cuéllar

1

0

0

1

0

0

½

1

½

½

1

½

0

0

6

 

Con el triunfo de Carlos Cuartas, una nueva era para el Ajedrez comenzó, ya que se masificó el Ajedrez, se difundió masivamente en los medios de comunicación y se vinculó la empresa privada, lo que a la postre benefició incalculablemente el aporte que el Mago le hizo, no solo al Ajedrez Antioqueño, sino también nacional.

 

Acerca de su apodo, El Mago, no se sabe exactamente quién y donde lo “bautizaron”, pero lo que sí sabemos es que fue debido a la manera tan increíble y exacta de jugar los finales; recuerdo las lecciones en vivo que mi hermano Alejandro Ríos sufrió a manos del El Mago, recibiendo una clase magistral de cómo ganar el final de torre y alfil contra torre o como magistralmente hacía tablas cuando solo poseía la torre, contra torre y alfil; también los hermosos finales que ganó a Luis Augusto Sánchez en varias ocasiones y que muchos de ellos los podemos apreciar en el libro del Maestro Boris de Greiff, Jaque al Olvido.

 

En el año 1984 a Fernando López, jefe de redacción del periódico Alfil Dama en su número 2 de Febrero del 1984, el maestro Cuartas le concede una entrevista:

 

F.L.: Hace tiempo, como tanto cerebro fugado, te habías alejado del país. Trabajaste como entrenador varios años en Suiza, en el mismo Club que dirige el GM Víctor Korchnoi. ¿Por qué no nos cuentas de tus experiencias y de tu labor en Europa?

 

C.C.: Para empezar estuve trabajando como entrenador de la Categoría Infantil y Juvenil en uno de los principales clubes de Suiza, concretamente en el Club de Ajedrez de Biel. La experiencia fue sumamente interesante ya que desde el punto de vista técnico uno tiene que exigirse al máximo. Bien saben que en un principio existen problemas de adaptación de tipo social, el idioma, etc., y realmente es un cambio fuerte, mas bien brusco.

 

F.L.: ¿Cómo fue tu actuación en los torneos?

 

C.C.: Los torneos europeos son fuertes y mi participación estuvo llena de altibajos; tuve satisfacciones y muchas decepciones. Bueno, para mí lo más importante es haber estado en la lucha, competir. Ganar o perder me tiene sin cuidado; lo que considero más significativo es la creación, poner a vibrar las piezas, tratar de romper los moldes establecidos y sentirme cómodo en el fragor del combate. Soy un luchador y mi estilo de juego lo encamino hacia posiciones complicadas, allí donde las posibilidades se multiplican, ahí me encuentro en mi elemento.

 

F.L: Maestro, en el pasado campeonato nacional usted jugó soberbiamente, ¿se siente muy satisfecho con su triunfo?

C.C.: !Que va! Yo he sido, soy y seré siempre un insatisfecho. Entiéndanme bien, para avanzar hay que aprender a disgustarse con uno mismo. Lo de la satisfacción, me da la impresión que es cosa de glotones.

 

Y una entrevista más del Mago por Ber-Buri, EL Colombiano 9 de Septiembre de 1995. Apartes de la "Entrevista insolente a Carlos Cuartas"

Ber-Buri: Maestro: ¿Por qué dejaron acabar el ajedrez?

 

C.C: Fueron varios los factores. En primer lugar, y me parece que es lo más grave, la aplicación de los nuevos sistemas de torneos abiertos, que han mermado la calidad y el nivel técnico, especialmente el Sistema Suizo porque, está muy bien, permite una masiva participación de jugadores en pocos días, pero atenta contra la calidad del ajedrez porque abundan los chanchullos, se regalan las partidas, afloran las artimañas.

 

Uno no sabe con quién se va a enfrentar…

Otra causa; no se volvieron a programar torneos de calidad, de alto nivel, los magistrales.

Finalmente, la desidia y la apatía de la clase dirigente.

Ber-Buri: Carlos Cuartas Bedoya nació en Medellín el 15 de Agosto de 1940, es decir, que acaba de cumplir los 55 años, cuarenta de ellos dedicados exclusivamente al ajedrez. Por eso, en todos los formularios, en la casilla de "profesión", Carlos anota: ajedrecista.

 

C.C: "La verdad es que comencé demasiado tarde, a los 15 años. Esa no es la edad  indicada, porque normalmente el  ajedrecista debe empezar a los 6 años. Aprendí a mover las fichas viendo a mis compañeros de colegio, allá en el barrio Enciso".

"Para llegar a Gran Maestro me faltó más trabajo, más esfuerzo, buscar las oportunidades, la participación en torneos donde hubiese grandes maestros. En dos ocasiones estuve a medio punto de conseguir tan anhelado título, en Suiza y en una Olimpiada en Israel".

 

Ber-Buri: ¿Cuál fue la época más brillante del Ajedrez Colombiano?

C.C.: La presencia del ajedrez como deporte, en la década del 50, se hizo realidad gracias a la pugna regional entre Bogotá y Antioquia. Por un lado, Cuéllar Gacharná, Sánchez y de Greiff. Por el otro, Castrillón, Bernardo Fernández, Joaquín de la Roche, Emilio Caro, Ignacio Restrepo, Luis Guillermo Restrepo y Carlos Cuartas. Fue cuando nacieron las ligas y la Federación Nacional

El máximo auge del ajedrez colombiano se vivió en los 60, modestia aparte, gracias al match que protagonizaron Cuéllar y Cuartas, cuando el juego ciencia tuvo todo el respaldo de la prensa y de la empresa privada".

El Mago, jugador de Ataque, cuya apertura preferida era el Peón Dama, lector de los libros de Albert Camus, admirador de Emil Zatopek y Sinatra, casi un padre para Gildardo García y Oscar Castro, se marchó el pasado 10 de julio de 2011, pero nos ha dejado su legado, su ejemplo, su lucha incansable por crear obras maestras en el tablero, por hacer creíble lo increíble.

 

Nos resta agradecerte Mago por tus enseñanzas y el camino que nos trazaste hacia la belleza y exquisitez del Ajedrez. Adiós Maestro de Maestros.


                                                                           *****

 

 

Se esfumó la magia del mago!!

 Por Emilio Caro

 Emilio Caro

                                                                                  Emilio Caro 

Escribir sobre la muerte de un gran personaje es difícil, y más aún cuando esa persona fue un amigo entrañable, alguien con quien se compartió tristezas y alegrías. Una persona que sin dudas es el más grande ajedrecista que ha dado Colombia en todos los tiempos. Nos referimos al “mago” Carlos Cuartas, fallecido el pasado domingo en la ciudad de Medellín, luego de sufrir una penosa enfermedad. Carlos apodado entre otros Motes como el “mago” por su capacidad especial para revertir posiciones que eran inferiores hasta lograr la victoria.

Campeón de Colombia en siete oportunidades, representó al país en varias Olimpiadas del juego ciencia, obteniendo significativas victorias siendo reconocido por su claridad para el análisis de una posición, al punto de que fue entrenador del Equipo Suizo por varios años.

Cuartas emergió en el panorama nacional en l951 cuando logró su primer titulo Nacional en Belencito, un torneo recordado entre otras cosas porque coincidió con la huelga de Paz del Río y estuvimos prácticamente “secuestrados” durante todo el evento dentro de las instalaciones de este complejo siderúrgico, ya que no podíamos salir .

Desde ese momento Cuartas comenzó a figurar como la revelación del juego ciencia en Colombia, ya contendor de los iconos Miguel Cuéllar y Luis A. Sánchez.

De esa controversia con las figuras ya legendarias, nació un match jugado entre Medellín y Bogotá, enfrentando a Cuartas con Cuéllar. Fue, salvando circunstancias ,algo tan espectacular como el de Spassky y Fischer.

Su empate con el campeón mundial Boris Spassky y la victoria sobre él en ese entonces campeón soviético Alexander Beliavsky son quizás las más recordadas performances. Pero indudablemente su partida reina fue contra Miguel Cuéllar Gacharná en Bogotá durante el campeonato nacional, en donde sacrifica una Torre, para iniciar un increíble recorrido de una caballo que dará mate. Esa partida está consagrada entre las más grandes del siglo XX según el maestro Boris de Greiff.

 

Ahora Carlitos, como le decían sus grandes amigos, estará haciendo magia y malabares en el tablero allá en el Olimpo, el lugar reservado a los grandes!

“Toñito” hasta pronto!

 

Pour être informé des derniers articles, inscrivez vous :

Commenter cet article

Diego 24/06/2015 22:01

Creo que hay que revisar algunas fechas en el texto. En 1966 no hubo olimpiada en Tokio sino en La Habana. De igual manera, y según varias fuentes, Cuartas no ganó su primer Nacional en 1966 sino en 1965.