Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur

Publié par VERICUETOS

EL POEMA COMO EXPERIENCIA PEDAGOGICA
EN SAINT-MALO

Por Efer Arocha
París, 6 de febrero de 2012

 

 remparts de st malo

Saint - Malo

El poema que vino a la vida con la pretensión de explicar el mundo, se disputa con la religión, la ciencia y la filosofía dicho terreno. Esto desde los albores que antecedieron al registro de memoria en su forma escrita, y que los historiadores nos argumentan que fue el momento en que nació la citada disciplina.


Como entre los materiales que constituyen el poema se encuentra el sentir intrínseco de los recónditos humanos, tanto en su forma individual como colectiva, esto le ha permitido al poema en el transcurso de su existencia prestar servicios diversos. El más frecuente es la tarea de hacer aflorar la alegría y el dolor anidados en la esencia de lo inaprehensible, constituyéndose en uno de los principales sedimentos del sentimiento para particularizar al sujeto en tanto que unidad abstracta.


En el plano del goce, cuando éste sobrepasa ciertos umbrales, se convierte en esencia de la alegría; ahí hace un tránsito de lo abstracto a lo concreto. La alegría para poder ser leída se manifiesta de manera aprehensible por intermedio de los órganos de los sentidos del espectador. Esto en el plano individual del sujeto alegre, porque en su forma colectiva ella es visible en las conductas del grupo; es decir, en la muchedumbre. En un plano distinto él poema se convierte en aval de lo sublime, austero y perenne, integrándose a la magnificencia de los acontecimientos de Estado, siendo herramienta para contribuir a lograr la trascendencia histórica. En el área del dolor, en el lenguaje del lamento, el poema es un broche que abotona el luto, incensiando la atmósfera del pesar, para luego cerrar el pesado portón negro y metálico de la separación entre lo animado e inanimado.


El poema presenta un ángulo de desempeño polifacético que le permite alcanzar la cualidad de ser un portador de múltiples elementos; entre ellos el más importante es el desempeño en el campo de la gnosis, él es conocimiento; aquí nos referimos al conocimiento estético que es un conocimiento distinto al que aporta la ciencia. El conocimiento estético del poema desde los albores de su nacimiento, entró en contradicción con la idea teológica, puesto que los dos tienen el mismo objetivo, explicar el mundo, y al hacerlo deben explicar al hombre, cada uno desde un puerto distinto. El poema lo hace desde las entrañas humanas, mientras que la idea teológica lo hace desde las alturas celestiales. Sin embargo, el poema como herramienta estética es polisémico, polisemia que le permite ponerse al servicio de lo religioso, ser instrumentalizado por la idea teológica; de ahí que un género de poesía, muy bella por cierto, es sacra. Otra disputa del poema es con la filosofía y la ciencia, pero nos detenemos porque no es tema de esta crónica.


Como instrumento pedagógico, en tanto que útil para la enseñanza y el aprendizaje de una lengua de manera sistemática, no lo había encontrado en parte alguna. Por ello fue para mí un verdadero descubrimiento ocurrido en Saint-Malo. La ciudad es un puerto francés ubicada en la región bretona, la cual se sitúa en el litoral de la Mancha sobre la rivera derecha del Estuario Rance.


Para establecer el número de sus habitantes se debe tener en cuenta varios factores. Si se parte del presupuesto de nativos o raizales, para el censo de 2008 tenía cerca de 49.000. Si el conteo se verifica en época de verano, la cantidad se dispara astronómicamente, alcanzando el cuarto de millón. El sitio es el destino preferido de los europeos, puesto que posee variados atrayentes a los que nos referiremos más abajo. Uno de ellos es su lengua aborigen, el galo.


claude-couffon3

  Claude Couffon

 

El poema transformado en un instrumento de la pedagogía, fue en principio la idea de Claude Couffon, muy conocido en el campo de los especialistas de la literatura en lengua española; poeta, traductor y profesor universitario quien es hasta hoy el más grande traductor del español al francés. No obstante, las ideas por si mismas, en su sentido abstracto no logran las trascendencia si no se corporizan mediante las acción de una práctica concreta, mérito que recae a Dodik Jégou y a Françoise Diarté.


deux enseignantesDodick Jégou (à droite)

 

 

Dodik Jégou fue nombrada en 1982, Presidenta de los Encuentros Poéticos Internacionales de Bretaña, región continental francesa, para continuar con los Encuentros Poéticos del Mont Saint-Michel fundados en 1956, cargo que ejerce hasta hoy. Dodik y Françoise son dos mujeres llenas de pasión, energía y vida por todo aquello que expele olor a tierra bretona. A causa de esto, organizó con el artista Gwen, eventos de la cultura bretona que terminarían por cristalizarse con el nacimiento de la Maison Internacionale des Poètes et des Ecrivains (Casa Internacional de Poetas y Escritores), una verdadera estructura con bases firmes debido a que la municipalidad de Saint-Malo se involucró en la subsistencia y existencia, empezando porque puso a su disposición una antigua y bella casona situada en el número 5 rue du Pelicot, que es la calle más vieja que tiene la ciudad. La sede fue inaugurada por René Couanau, Diputado y también Alcalde de la ciudad, en un acto de notabilidad, de brillo y pompa, el 6 de octubre de 1990, con la presencia de Federico Mayor, Director General de la UNESCO, Camilo José Cela, Premio Nobel de Literatura, padrino de la institución, el poeta Edouard Maunick y otras connotadas personalidades.


La Casa Internacional de Poetas y Escritores y el Taller de Traducción, ha invitado a un notable grupo de plumas latinoamericanas: Jorge Nájar del Perú, Vivian Lofiego-Argentina, Carmen Yánez Hidalgo-Chile, Arnaldo Calveyra-Argentina, Leopoldo Chariarse-Perú, Rocío Durán Barba-Ecuador, Zoé Valdés-Cuba, Lina Zerón-México, Ivette Guevara-Cuba, Diana Lichy-Venezuela, Luis Mizón-Chile, Humberto Ak’abal-Guatemala, Silvia Castilleros-México, Justo Padrón-España, Porfirio Mamani-Perú, Myriam Montoya-Colombia, Lourdes Espinola-Paraguay.


Françoise Diarté, profesora de español, en uso de buen retiro, esposa del médico Pierre Diarté quien es otro militante de la poesía y sobre todo del español, le ayuda en sus diferentes tareas. Ella es una de esas personas que llevan en su intrinsedad y corazón su profesión; es decir, es pedagoga por vocación; no obstante de estar jubilada, y desempeñarse en varios frentes de las obligaciones familiares asume su trabajo solidario como si se tratara de una profesora en ejercicio. Es un enlace de ese fenómeno pedagógico de los talleres de traducción llevados a efecto en varios centros educativos de Saint-Malo, como son el Instituto Jacques Cartier, Liceo La Providence, Colegio Robert Surcouf y el Colegio René Cassin.


Lycée Jacques Cartier

Photo Lycée Jacques Cartier, déposée par Florian BIGAUD

 

Entré en contacto con esta bella experiencia pedagógica en el Liceo Jacques Cartier cuyo establecimiento adorna uno de sus muros con una especie de mural friso en madera el cual cuenta la odisea del descubridor de Canadá. Los profesores de los establecimientos son verdaderos entusiastas del taller de traducción; Michel Babonneau y Valérie Garnier son los profesores de español del Jacques Cartier.


El resultado de la experiencia plenamente confirmado en la enseñanza de los idiomas, ha demostrado sin lugar a dudas que a una menor edad del estudiante, éste aprende más fácil una lengua. En consecuencia no hay ninguna razón que impida crear un taller de traducción poético en el mismo momento en que se está aprendiendo una lengua. La práctica que tuve sobre todo con los más pequeños en el colegio René Cassin de Cancale; donde es profesora de español Michèle Simon; me ha hecho reflexionar profundamente en este sentido.

 

Los chiquitines me sorprendieron por la plasticidad en el lenguaje para proponer soluciones distintas al vocablo equivalente con el fin de potencializar un verso. Para lograr esto se hace necesario salvar muchos obstáculos, empezando porque la poesía no se traduce por equivalencia del significado que contienen las palabras, esto en la mayoría de las veces. El significante y el significado pueden servir de materiales para usarlos en parte o totalmente en la elaboración de un verso que se trabaja en directo con los valores anteriores y, que en la lengua objeto de traducción tiene equivalente. Pero cuando el poema contiene muchas imágenes, o su factura es la imagen, el término válido para una traducción de prosa, en poética resulta inútil puesto que queda anulado. Nos encontramos frente a la mayor dificultad que presenta el cambio de los valores comunicacionales de una lengua a otra; sólo los orfebres del lenguaje pueden asumir la tarea; la explicación es simple, las imágenes verbales carecen de toda traducción obligando al traductor a cincelar una imagen que sea portadora de valores correspondientes en la lengua en que se está trabajando, como pueden ser su rima, melodía u otros codificantes, porten o no, aproximación o coincidencia con el texto de la lengua de origen. Caso parecido se presenta cuando la cesura del verso se convierte en el punto central donde chocan y explotan los dos opuestos. Por esta acción, el verso se cristaliza en un material distinto del común usado en el idioma, el que empapa todo el poema, operando igualmente un cambio en la estructura versificadora y también en todo el conjunto significativo. Queda claro que cuando el poema presenta las características anotadas, la exigencia para quien o quienes se enfrentan la labor, es ardua la tarea de encontrar el material propio que encaje en esa construcción exigente que es hacer un edificio similar o parecido al original, sin que la obra sea una copia, puesto que lo que se pretende es que sean dos originales que se diferencian por el entorno en el cual emergieron pero que pueden ser una unidad en dos partes distintas. Como es evidente, el esfuerzo que requiere desde la perspectiva pedagógica, enriquece al alumno por los descubrimientos que debe hacer desde el ángulo léxical haciéndole ampliar su vocabulario, concepción gramatical, y en ese orden, la más fina depuración en el manejo de un idioma. Develamos que además de realizarse el poema en tanto que poema, se ha convertido por haber sido sometido al taller de traducción poética en un instrumento pedagógico de primer orden en la enseñanza y aprendizaje de una lengua.

 

Saint-Malo es una ciudad vital llena de fuerza, con un glorioso pasado y también con una historia dolorosa. Las ciudades como las personas tienen sus propias particularidades que son las que establecen su personalidad y su unicidad. En el plano económico resulta ser un centro pujante con independencia y vida propia, empezando porque es un puerto marítimo activo en movimiento de mercancías y pasajeros, un centro de pesca que procesa los derivados del mar, fuente de ingresos y de empleos; igualmente es un centro agroindustrial, tiene una fábrica de abonos que da empleos a 660 trabajadores, el Grupo Roullier primera empresa francesa de agro-suministros le da trabajo a 6.300 obreros; el constructor Sanden dedicado a la fabricación de elementos para la climatización de automóviles, tiene a su servicio 760 asalariados. El Grupo de Almacenes Baumanoir que sólo en Francia tiene 850 establecimientos y miles en el extranjero, tiene allí su sede; y en ese orden otras empresas como la lechería de la localidad que tiene 150 empleados y una cifra de ventas de 60 millones de euros.


Hacen presencia cinco centros comerciales y numerosos almacenes de todo orden; esto sin reseñar el servicio de hotelería y de turismo que además de ser servido por vía marítima, ferroviaria y aérea, posee el servicio de tren de alta velocidad. Sin embargo, todo este ajetreo que supone muchedumbres en movimiento está ausente; sus calles son un misterio, respiran silencio y se toca una soledad apacible. La presencia de su campiña le hace a uno compañía en la vuelta de cada esquina, mezclada con la música lejana del oleaje que con suaves vaivenes acaricia rocas y arenas al compás del vuelo de aves marinas.


Sus acantilados rasgan la sábana marina formando una visión de melena encrespada. En una de esas rocas descansa uno de sus hijos connotados, François-René vicomte de Chateaubriand, figura cimera del romanticismo literario francés; su obra máxima es Memorias de Ultratumba, que es en cierto sentido una autobiografía y un retrato de la pequeña nobleza bretona de la época. Contó entre sus admiradores literarios con otro bate, Victor Hugo. Igualmente fue un hombre político en tiempos del Primer Imperio y de la Restauración. En cuanto a su predilección por los valores foráneos tenía un gusto muy particular sobre todo lo que referenciara América del Norte, un atlantista militante como se diría hoy.
Varios son los personajes de brillo que nos muestra la ciudad. Entre éstos hay dos que son inomitibles, Jacques Cartier y Robert Surcouf.


Lycée Jacques Cartier1

Jacques Cartier

 

Cartier adquiere connotación por haber sido cartógrafo y conquistador. Sobre la primera actividad la evidencian los diferentes mapas hechos sobre ríos y territorios iroqueses. En cuanto a la segunda, se empieza por el término Iroqués Kanata, del cual se deriva el nombre de Canadá que Cartier dio a la Nueva Tierra por él descubierta; para colonizarla efectuó tres viajes. El primero lo hizo partiendo de Saint-Malo el 20 de abril de 1534 y para el 10 de mayo se encontraba ya bordeando las costas de Terra Nova tomando posición de ella en nombre del rey de Francia. Siguiendo la tradición española, Cartier hizo erigir una enorme cruz en Gaspé, el 24 de julio de 1534, como sello que marca y apropia un espacio. Su segunda expedición tendrá lugar un año más tarde. Zarpa el 16 de mayo de 1535, esta vez con una verdadera flotilla compuesta por tres navíos. El Gran Herminia de alto calado con un peso de 120 toneladas, el Pequeño Herminia de 60 y el El Hermérillon de 40. Remonta el que ahora se denomina el río Saint Lorent (San Lorenzo), y echa anclas en Québec. Navegando en El Hermérillon se detiene en un lugar que le pondrá el nombre de Mont-Royal (Monte Real), que luego se transformará en Montreal. Su tercer y último viaje lo emprendió el 3 de mayo de 1541, partiendo de Saint-Malo. En esta oportunidad tiene a su disposición cinco barcos; lo hace bajo la dirección de Jean-François de la Roque, Seigneur de Roberval. Entre sus planes está instalar los primeros colonos franceses que deben poblar lo que ahora se llama La Nouvelle France, empezando por ubicarse en las orillas del río San Lorenzo. La enfermedad y las malas relaciones con los nativos, lo obligaron a retornar en 1543. La mayor parte de sus vivencias las ignoramos, comenzando por la fecha de nacimiento que no se puede establecer con el rigor que la precisión exige en el plano histórico, a causa de que hay un hueco de memoria de la palabra escrita, entre 1472 a 1494. En lo que sí hay unanimidad es que fue un malouinense de cepa. En este sentido abundan las pruebas, una de ellas muy atractiva y que es toda una institución en América Latina, El compadre; aparece 58 veces desempeñando este papel en actas bautismales. El interés de sus viajes no difieren de los demás contemporáneos que partían al Nuevo Mundo buscando El Dorado para su país y para su bienestar personal.

 

 

Robert Surcouf


Robert Surcouf

Robert Surcouf nació en Saint-Malo el 12 de diciembre de 1773 y murió el 8 de julio de 1827 en Saint-Servan. Su primer mérito que lo pone por fuera de ser un hombre común, es su calidad de lobo marino. Lo indicado es seguir la tradición de cómo lo llaman los bretones quienes le dicen: “tigre de mar”, calificativo bien ganado y también merecido. Siendo un hombre de corta edad trajinaba por las entrañas de la navegación mercante. No había cumplido trece años y ya era grumete; alcanzando el más alto cargo en la rama, antes de cumplir los veinte se hizo capitán de navío. Sin embargo, lo que lo llevó a la gloria fue otro asunto muy distinto pero ligado con la navegación, la piratería; actividad que nació en el mismo momento en que el hombre aprendió a desplazarse sobre las aguas en un tronco de madera, para luego hacerlo en una piragua, y que hoy aún se practica en el golfo de Adén. Este oficio alcanzó su máxima cima con el descubrimiento del Nuevo Mundo y el comercio de las especias. Dedicación de enormes beneficios en el plano económico que llegó hasta modelar naciones, y adquirir estatuto jurídico. De ahí que Surcouf en su condición de corsario sea un hombre de su tiempo, esculpido por éste, fue el que le imprimió su trascendencia hoy magnificada por sus coterráneos, mediante la estatuaria y todos los recursos que la perennización tiene para recordar a quienes en el pretérito adquirieron notoriedad. Como hombre de armas se le anota el temple aguerrido y la intrepidez, coronados por una bravura que le permitió cosechar verdaderos botines en asaltos marinos cazando las naves inglesas, entre las que se encuentran el Triton y el Kent. Se convirtió en un verdadero azote para los navíos de su majestad, quien le puso precio a su cabeza, y a pesar de ello no logró jamás su captura.


 

Para perennizar su memoria, una institución educativa que también está integrada a los Talleres de Traducción poética lleva su nombre, se trata del Colegio Surcouf, donde son profesores de español actualmente, Muriel Gazengel y Sylviane Bétrémieux.

 

Un visitante curioso, que siempre es aquél que se encuentra ávido por conocer y descubrir, se interroga sobre el origen o de dónde han podido venir esas gentes que mira en las calles tan entusiastas y trabajadoras, donde el bienestar colectivo se deja sentir como el silbido del viento gélido del Mar del Norte. Los malouinses, también conocidos como bretones, puesto que hacen parte de la Bretaña; en la antigüedad integraban una confederación de pueblos célticos denominada en la historia como “Confederación Armoricana”. César los nombraba “Aremorici” (Guerra des Gaules, VII, p. 35). Entre los confederados sobresalían los “venetes” que tuvieron asentamientos en dos regiones bien distantes: en el territorio que nos ocupa y en la zona donde se encuentra la ciudad de Venecia en Italia. En lo que concierne a los primeros, lograron desarrollar una poderosa flota mercante, tenidas en cuenta las proporciones posibles de su tiempo. Éstos comerciaban con los puertos ingleses y con los ubicados en sus orillas al norte y sur. La importancia de la flota la dejó consignada el cónsul Julio César donde manifiesta admiración y preocupación en la obra antes citada.


Los “venetes”, dos siglos antes de nuestro calendario habían logrado la organización del Estado con todos los organismos fundamentales incluido el parlamento. Precisamente en el año 56 antes de nuestra era, la flota romana reforzada con navíos de pueblos enemigos de los venetes, logró la destrucción de su flota en la batalla de Morbihan, y como consecuencia de la derrota se destruyó el Estado Venete, y sus habitantes fueron sometidos a la esclavitud y las tierras repartidas entre los amigos de Roma.


La región bretona enfrentará siempre un incesante movimiento de población a partir desde entonces, empezando por las migraciones britoromanas que terminaron por fundirse y confundirse con la población nativa. Luego de que las legiones romanas en el 411 abandonaran la zona, comenzará un intercambio de población permanente. Para el 476 a la zona llegan los visigodos y los francos que habían ocupado todo lo que hoy es Francia. Luego se presentarán los enfrentamientos y también mezclas. A partir del siglo VIII harán presencia los merovingios, y en el 920 los vikingos. En la Edad Media su historia empieza con Guillermo El Bastardo, para luego seguir con lo que llama la Era Capeciana bajo el reino de Felipe Augusto, en el 1209.


Durante el periodo tratado, buena parte de este estadio, Saint-Malo no pasó de ser cosa distinta a un pequeño grupo de casas dispersas absorbidas por el oleaje del mar, pero en paciencia con el correr de los siglos fue ganando importancia hasta convertirse en un caserío que había alcanzado estatuto urbano. Todo parece indicar que a mediados del Ier. siglo antes de nuestro calendario, era ya un poblado galo-romano ubicado donde hoy está Saint-Servan, el que posteriormente fue conquistado por las tropas de Julio César. Sin embargo, el Saint-Malo actual, situado sobre la roca llamada Canalchius, que para el siglo VII de nuestra era se encontraba inhabitada según la leyenda. Ella empezó a poblarse de pronto con la llegada de un ermita de nombre Aarón quien construye una gruta, Más tarde viene a sumarse un monje gallois de nombre indeciso Maclow, Mac Law o Malo, originario del País de Gales, del cual deriva su nombre.


Para el 811 un lugarteniente de Carlomagno invade el poblado y quema la iglesia de los católicos. Henri III de Inglaterra desembarca en Saint-Malo en 1230 para apoyar a Pierre Mauclerc en su lucha contra el rey Luis IX. Un hecho de características especiales porque rompe los parámetros de la historia agitada de la ciudad ocurrió en 1308 cuando sus burgueses establecieron una Comuna, similar a la Comuna de París, que logró sobrevivir durante un tiempo; de ahí en adelante invasores sucesivos le harán constantes saqueos, vicisitudes que le imprimirán nuevos bríos. Para tener una idea de su progreso, en 1319 cuando la parroquia fue secularizada, los ingresos del párroco pasaban las doscientas libras, cantidad considerable en esos tiempos, suma que dos siglos después subió a trescientas libras. De todos esos asaltos que ha sufrido la ciudad, uno de ellos fue el que enfrentó en 1693 cuando la flota inglesa la saturó de bombas tras fracasar todos los asaltos de sus murallas. Un nuevo bombardeo tuvo que resistir entre el 14 y el 18 de julio de 1695 por una flota de 75 navíos anglo-holandeses comandada por Lord Berkeley. Posteriormente el 5 de junio de 1758, el poblado sufre un súbdito ataque de la armada inglesa; esta vez dirigida por el Duque de Malborough quien desembarca en Cancale a la cabeza de 15.000 hombres. Luego sufrirá otro ataque de parte de los ingleses. La peor saturación de bombas que prácticamente la destruyó en su totalidad, ocurrió entre el 6 al 14 de agosto de 1944 en la Segunda Guerra Mundial a manos de la aviación norteamericana, buscando liquidar la guarnición alemana atrincherada en el castillo de Saint-Malo, lugar donde los alemanes se rindieron.


En cuanto a su estatuto urbano existen pruebas de algunas etapas. En 1308 fue declarada comuna jurada. Entre 1395 a 1415 el rey de Francia Carlos VI le otorga el privilegio de franquicias portuarias. Los duques de Bretaña para garantizar conservarlas construyen un castillo el que fue tomado en 1594 por malouinses cuando se declararon República Independiente, la cual duró cuatro años, hasta cuando el rey de Francia Henri IV abjuró del trono.


En 1661 su espacio estaba constituido por 16 hectáreas cuando sufrió su primer incendio. Para entonces se llamaba Saint-Malo de l’Isle. Posteriormente Siméon Garangeau, ingeniero militar y malouinse, junto con Vauban refortificarán la ciudad ampliando su espacio a 24 hectáreas; desde entonces no ha cesado de crecer.
La Casa Internacional de Poetas y Escritores es un centro que desde el momento de su fundación ha sido muy activo. En su sede ha recibido a más de dos mil personalidades en los distintos eventos realizados, tales como seminarios, coloquios, conferencias y todo lo concerniente con la actividad artística y cultural derivada de la poesía y del mundo literario. Cerca se encuentra el Instituto La Providence que es otro miembro de las instituciones educativas que conforman los talleres de traducción, hoy su profesora de español es Suzanne Pompean.

 

remparts de st malo3

Commenter cet article

Sergio Román Armendáriz 28/04/2012 20:14

La idea de que el poema pudiese servir de instrumento padagógico por medio de los talleres de traducción, es novedosa e inspiradora. La información sobre la ciudad y sus personajes, es atractiva.
Felicitaciones y saludos. Atte.,SERGIO ROMÁN ARMENDÁRIZ / San José de Costa Rica, Centroamérica, 28 de abril, 2012