Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur

Publié par VERICUETOS

Contrapunto poético entre Agripina Montes del Valle et Martha Patricia Meza 2

Contrapunto # 2

Poema de Agripina Montes del Valle:

 

POLICARPA SALAVARRIETA

                                                

Bajo un dosel coronado

por las armas de Castilla,

está Sámano leyendo

la frente en la mano hundida.

Convulsos están sus labios,

dilatadas sus pupilas,

y su semblante descubre

que intenso furor se agita.

“¡Vive Dios¡”, dice, “ esta tierra

quedará extinguida,

antes que el pendón de España

deje de alzarse en sus cimas.”

Se pára.... siniestro fuego

su torvo rostro ilumina,

cual si á la faz se asomara

de sus entrañas la ira.

“Yo sabré lavar con sangre

la rebelión atrevida

que contra el Monarca intenta

esta raza ingrata, inicua¡.”

Sobre el tapete golpea,

furioso la puerta mira,

y al volcán que lo devora

da por sus ojos salida....

“! Más cerca ¡” dice a un ujier

que se presenta á su vista

“Di a Iglesias que aquí lo espero,

y que si este mismo día

no conduce a mi presencia

á la insurgente atrevida,

irá por ella al cadalso”...

Orden tan imperativa

cumplió aquel: y á las dos horas

de absorto pueblo seguida,

hermosa como una Musa

de las edades antiguas,

sin que de su rostro el miedo

descompusiera una línea,

impasible, resignada,

de negro toda vestida,

conducen ante el tirano

a apuesta y graciosa niña.

 

La ve el español, y dícele:

“Reconoces esta firma?”

_Es la mía, contestó

con clara voz y expresiva.

_Eres, pues, la Policarpa

Salavarrieta? _ La misma,

de los héroes de mi patria

su auxiliadora y amiga....

_¡Nombra al instante tus cómplices!...

_¡Jamás¡ Primero la vida

rendiré si es necesario,

sin hundirme en la ignominia

de vender á los patriotas,

mis hermanos en fatiga...

¡Pues morirás¡ _No me importa:

mi sentencia oiré tranquila.

_No habrá perdón. _Mandar puedes

que me lleven a capilla...

_Horrible suerte te aguarda...

_¡A fe de que no me intimida¡...

Rugió de rabia el tirano

más no tembló la heroína...

El verdugo, amordazada,

la empuja á infecta pocilga,

cercana á la que en su novio

ve correr su postrer día..

Piadosa la niña mártir

ruega al cielo de rodillas,

por su patria y sus hermanos

olvidada de sí misma;

hasta que, nuncio funesto

el sol en Oriente brilla...

“¡Oh Dios!, exclama, “mis pasos

mi sér, mi espíritu, anima,

para que, con tu favor

firme hasta la muerte siga.”

Y el cielo escuchó sus votos

que resignada y tranquila

cual joven que al templo marcha

á su oración matutina,

con las manos sobre el pecho

al cadalso se aproxima.

Las gradas, sin temblar sube,

inspirada al cielo mira,

y exclama con voz segura:

“¡Señor mi desgracia olvida,

pero escucha al que mi Patria

de sus cadenas redima!...

Con tosca cuerda el verdugo

sus brazos al poste liga:

y, con poderoso acento,

dice al verdugo la víctima:

“Mis pies con la saya cubre,

ata recio... y si es que miran”...

una súbita descarga

cortó su voz y su vida...

El frío sol de Noviembre

bañó sus blancas mejillas,

pálidas ya como rosas,

que al entreabrir se marchitan...

¡Y también Sabaraín

al frente de ella moría,

que Dios preparó sus nupcias

lejos de tierra cautiva¡...

Colombia, grande y dichosa,

libertada por Bolívar,

los restos preciosos guarda

de su heroica profetisa

su historia, epitafio y suerte

combinó mano divina

con precisión que confunde

y con misterio que abisma;

pues, por si solas, sacando

su elocuencia de sí mismas,

YACE POR SALVAR LA PATRIA,

están diciendo sus cifras....

 

Poema de Martha Patricia Meza:

LA POLA

                                                           

“No llore usted, Lopecito, por nuestra suerte,

nosotros vamos a recibir un alivio librándonos de los tiranos,

de estas fieras, de estos monstruos”.

                                                                                                         Policarpa  Salavarrieta

Arrastrada como un animal

por calles de encomienda

caminos de sigilo para sus pasos nocturnos.

Con ojos vendados

los secretos son abejas que recorren su cuerpo.

La turba cobarde

puntual a las nueve asiste sin alma.

En capilla la espía

carne toda llena de gracia

permanece atada al torrente de sangre

del amado caído.

Último dolor por el verbo en retirada.

Seis tiros la desploman.

Mil ochocientos diecisiete presentes

palpan de cerca una resurrección

Sámano unge a Policarpa

con el inútil sacramento de la historia.

Ahora los patriotas la levantan con altura de estatua

mojan con babas su estampilla

reducen la libertad a un billete.

Contrapunto # 4

 

Poema de Agripina Montes del Valle:

 

ÚLTIMOS INSTANTES DE MAGDALENA

Dedicado al Señor Mariano Ospina Delgado.

 

Algo como imagen de un recuerdo

vagaba en su mirada moribunda,

y en sus pálidos labios contraídos

se adivinaba una terrible lucha.

De repente alumbróse su pupila

con un ardiente postrimer destello,

y los últimos ecos del pasado

timbraron en sus labios casi muertos.

Un suspiro represo en su garganta

dió libre paso al contenido lloro,

y el nombre de su madre y otro nombre,

murmuró con esfuerzo doloroso.

“Oh ¡ ” dijo con encono comprimido,

cual si quisiera con su triste acento

resucitar de su vigor la savia

de su existencia en el penoso resto:

“Huye, sombra, de mi, negro fantasma

que aún me persigues de la tumba al borde

con el trofeo de mi honor perdido,

vil asesino de mi raza y nombre.

Del puesto sol de mis mejores años

nadie la luz devolverá á mi vida,

ya pasó de la fe la primavera

fúe mi baldón la muerte de la mía.

Y tú, madre querida, madre amada,

por el Dios cuyo nombre me enseñaste,

por el amor que me tuviste un día,

por el amor que te inspiró mi padre,

por esa copa misma de amargura

de lágrimas colmada, copa impía

que te brindó inexperta, descuidada

mi loca, vana, licenciosa vida,

oh ¡ perdona mi error, porque he llorado

tanto en la senda de mi triste viaje,

que el lodo de mi amarga travesía

he podido lavar en sus raudales.

Mas ay! que al alma por doquier persiguen

tu maldición, tu imagen, tu amargura,

y el batidero lúgubre de un coche

en mis oídos moribundo zumba...

Oh ¡ si al menos te viera, si tu mano

conjurara el estigma de mi frente,

y si tu aliento refrescara en mi alma

de la conciencia la encendida fiebre!

Rehabilitada ya, cuál me lanzara

al terminar la senda de mi vida

en brazos de ese Dios que me enseñaste,

de perdón y de amor fuente divina!

Oh ¡ ven, madre adorada, que mi crimen

fué de un hombre el satánico deseo,

y yo quiero en mi frente degradada

si nó tus labios, tu perdón al menos¡”.

 

Poema de Martha Patricia Meza:

 

ÚLTIMOS DÍAS DE LAS FULANAS

                                                                

A María la hija del monta llantas

la recoge un camión camino a La Pintada.

Cualquier instante podía ser el último

no conviene dormitar.

En una patera sin velamen

María Magdalena la predilecta de Jesús

marcha sobre el Mediterráneo

hacia el sur de Francia

en su vientre la pequeña Sara.

Pedro ordenó su muerte.

María baja del camión

recibe la paga

al borde de la carretera compone su vestido

en la oscuridad de un paraje en medio de la nada.

Espera con las luces del próximo carro

a otro comprador.

Pedro sustituye a la reina pospuesta

e instaura una iglesia sin mujeres

sin heredera rival.

Desaparecer para María Magdalena fue destino

huir de los apóstoles “hermanos”.

María vuelve a deslizarse por la sombra

el hombre paga la sabiduría de su cuerpo

juzgándola pecadora pública.

En la cuneta yace culpable para siempre

cubierta con piedad por la penumbra.

Commenter cet article