Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur

Publié par VERICUETOS

**Angela Inés García, poeta**

**Angela Inés García, poeta**

*Una perla trigueña vibra las cuerdas poéticas.*

 

La poeta colombiana Ángela Inés García, hizo en París una lectura de suspenso ante una sala de exquisito público, formada por intelectuales franceses y colombianos; los que luego de terminar la lectura la aplaudieron, no por formalidad, sino porque sus textos calaron en el gusto del auditorio. Uno de los entusiastas fue el poeta nadaísta Jotamario Arbeláez, que junto con Ángela formaban el duo del certamen cultural, organizado por Vericuetos y Ciudadanos por la Paz de Colombia. Ella vive en Suecia hace ya varios años motivada por sentimientos por los cuales vale la pena trasterrarse, puesto que ellos, son portadores de felicidad. Aparte de lo anterior, ha tenido la capacidad de insertarse en el país que la acogió generosamente. Por esto, tiene una rica trayectoria en el medio intelectual sueco, empezando por la poesía y otros rubros culturales.

 

Poemas de Ángela Inés García 

 

         Nueve orificios se abren y se cierran

         se expanden y se contraen, se vuelven lechos,

         puertos o desembocaduras

         por donde siempre está pasando algo:

 

         sustancias que embriagan, que alimentan o sacian

        que eliminamos o escupimos.

 

         Lugares de alivio para lo que desechamos,

         lugares de vértigo para lo que anhelamos.

 

         Los ojos aguardan la luz meridiana,

         los oídos se aventuran en aguas soñadas,

 

         la boca se proclama timón,

         las fosas nasales se acurrucan en el anverso de la voz,

 

         el ombligo se obstina en su mudez

         y el ano en su servidumbre.

 

           *

Nada posees, eres tú, la ofrenda.

 

Eres el soporte que enlaza el aire.

Galaxia de células en el entramado de lo vivo.

 

En tu voluntad de respirar soy respiración total,

no hay nada que pensar.

 

Tienes memoria de magma irracional,

 

eres médula con apariencia de oscuridad.                                          

 

*

Lo imposible sigue trayéndote a la vida,

pero eres una lengua más antigua

            que las lenguas que hablas. 

 

Abrió los ojos y se movió en el lecho sacudiendo con los piececitos las mantas.

Cerró los ojos de nuevo unos instantes y los volvió a abrir percatándose del sol en sus mejillas.

 

Quedó así, sintiendo con los ojos abiertos, sin fijarlos en algo, como soñando todavía.

 

Súbitamente me dirigió una mirada interrogante.

 

Con extremo cuidado se sentó contra el rincón de la pared.

 

Miró el haz de luz en rayos finísimos que se colaba por el espacio de la cortina corrida, caía sobre

el espaldar de la cama, la almohada y se extendía por  la superficie del lecho.

 

Señaló toda esa luz con su índice levantando la mano todavía apresada en la somnolencia pues casi

enseguida la dejó caer de nuevo.

 

Me miró aguzando el gesto interrogativo.

 

Se quedó absorto con los ojos fijos en ese velo de transparencia lumínica.

Levantó lentamente la mano con pleno dominio de su voluntad, con clara determinación. 

 

Abrió los dedos, juntó el índice con el pulgar, queriendo tocar, queriendo asir, queriendo sentir…

 

los deditos se quedaron estáticos inservibles para la intención.

 

El bebé vio la luz envolviendo su mano, tibia levedad posada y sin embargo intocada, luz de amanecer. 

Entonces abrió totalmente su palma y la dejó anidar allí. 

 

           Dos cuerpos enlazados domestican la eternidad *

 

Estando en tierra nos ajustamos libres a los acordes hasta que llegamos lejos en nosotros mismos

 

Estando en tierra giramos hasta que las paredes bailaron y los objetos nos miraron como si fuéramos su centro

 

Y paredes y vértices demarcaron su perspectiva que recaía en nosotros

 

Estando en tierra buscamos los ojos mutuos para tenerlos abiertos y abrir todas las puertas hasta que nos volvimos rojos

 

Y girando entramos más dentro de la tierra y no necesitamos  entender quien estaba encima o quien debajo

 

Entonces vimos surgir un geiser hermoso como un árbol con uno de los dos equilibrado en la punta.*

 

 

Efer Arocha, Jotamario Arbeláez, Hernando Franco

Efer Arocha, Jotamario Arbeláez, Hernando Franco

*Altazor

El pasaje de Yagé

 

Sientes el poder del cuerpo erguido, como si una inteligencia mayor lo hiciera crecer.

 

Oyes la existencia de este cuerpo, su sonido como el de las cigarras innumerables en el crepúsculo del verano, como un vasto campo de energía.

 

Oyes la energía de este cuerpo que no es sólo tu cuerpo, aunque has estado en él, pero ahora lo sabes escenario del poder, lo descubres después del exilio.

 

-Y yo el jugo, siento su vigor, su perfecto funcionamiento, contemplo toda la naturaleza en él, al mismo tiempo soy la inteligencia que lo hace erguirse, me introduzco en su vibración.

 

Estas de pie frente a la ventana de la habitación, al otro lado se ven las luces de la ciudad de Pasto, estamos en una casa sobre la cima de una colina.

 

Estas de pie, pegada al piso, por los filamentos que salen de las plantas de los pies, como raicillas introduciéndose en la tierra, buscando asidero en la obscuridad terrestre, tanto más negra cuanto más profunda.

 

Sientes que las raicillas son venas que se bifurcan, se trifurcan, venas blancuzcas haciendo rizoma bajo la superficie del planeta.

 

Estudios con Bacon

 

Parece una cabeza porque tiene cabellos

pero hay un borrón en la nariz.

 

Parece una figura humana, pero tan

abullonada que se volvió nebulosa,

 

con una orla en forma de pie

y un espasmo cerrado en puño.

 

Sentada, su aspecto más humano

son los zapatos perfectamente lustrados.

 

Este hoyo profundo bordeado de dientes

parece una cara.

 

Este grito violáceo es un avestruz

con paperas, una giba vestida de frac.

 

Parece respirar, parece buscar, parece abrir la puerta.

Pero es un nudo, una arcada de náusea, una larva.

 

Su sombra se riega despacio como un charco,

como un derrame, como tinta volcada.

Poemas de Ángela Inés García
Poemas de Ángela Inés García
Poemas de Ángela Inés García
Poemas de Ángela Inés García
Poemas de Ángela Inés García

Commenter cet article