Overblog Suivre ce blog
Editer l'article Administration Créer mon blog

* CHEMIN SCABREUX

 "Le chemin est un peu scabreux

    quoiqu'il paraisse assez beau" 

                                        Voltaire 

VISITEURS

compteur

Publié par VERICUETOS

Bengt Berg poéte suédois

Bengt Berg poéte suédois

Dans le cadre du Troisième Festival pour la Paix en Colombie, la revue virtuelle de Vericuetos a l’honneur de publier les poètes participants au récital poétique. Bengt Berg, grand poéte suédois est notre deuxième invité.

Bengt Berg nació en la pequeña ciudad de Värmland en Suecia. Ha publicado alrededor de 35 libros, en su gran mayoría de poesía.

El poeta insinúa que la poesía se alimenta de las pequeñas cosas; que a partir de ellas se llega a las grandes formulaciones. Su tema es el de la cotidianidad vestida con palabras transparentes acompañadas de sutil humor. No puede  existir nada más típico en la lírica sueca que los versos  del poeta Bengt Berg. Al leerlos acudimos a una encantadora y serena cita con la naturaleza nórdica y sus silencios que brindan armonía. La obra poética de Bengt Berg es un acto de creación que en su marcha indaga, cuestiona,  propone y al llegar al alma de los seres humanos, la alienta, la reta a soñar, a disfrutar del encanto de la vida.

Cuando el poeta Bengt Berg fue elegido al parlamento sueco en representación del Partido de Izquierda, los periódicos de la ciudad lo reconocieron por sus méritos para desempeñar esa función y por ser uno de los parlamentarios que recibía los más bajos ingresos. Beng Berg sigue perteneciendo a ese grupo de políticos honestos que viven sin mucho dinero. Y es que para él la verdadera riqueza consiste en disfrutar de las cosas sencillas de la vida, tal como lo señala en su poesía.

Bengt Berg y Víctor Rojas fueron los grandes gestores para que el Premio Alternativo de la Paz le fuera entregado al Festival Internacional de Poesía en Medellín, en el año 2004. Berg ha participado en varias lecturas de poesía en Colombia.

 

 

No hay abundancia de poemas

 

El poema puede llegar

a hurtadillas

como un gato de negro hocico

o de repente

como una gota de agua

desde un cielo azul claro

o AUUULLANDO

como carro de piropero por la Calle de la Carrilera

o con cuidado

como un pollito enclenque

que sale de la cáscara del huevo, adormecido,

deslumbrado por la fuerte luz

Y realmente sucede

que alguien en ropas de camuflaje

se te acerca en la calle

y dice: "Buen día, ¿le provoca

un poema hoy?" "Tenemos

de esos que son más grandes que el mundo

¡y más pequeños que un corazón de hormiga!"

 

Tú, sí, precisamente tú, que vives

en una casa que está afuera en la noche,

¡tú mismo puedes hacer un poema!

Primero haces una mesa

con tablas sanas que huelan a bosque,

y una silla donde sentarse cuando

escribes tu poema

De la oveja recibes

suave lana gris

para tejer cálidos calcetines

porque cuando uno escribe poemas

¡no debe tener frío en los pies!

Lápiz, papel - sólo falta

empezar, ¡sólo tú puedes escribir tu poema!

 

*

 

Hay tantos poemas

por descubrir, poemas aún

sin escribirse. Se esconden

por todas partes: en la caja de herramientas

entre tuerca y clavo, destornilladores

y martillos - allá, algo

aceitado, un poema se agacha

como una larva de hierro

O en el armario de ropa blanca,

entre las sábanas y las fundas de almohadas

que huelen a blanco, allí hay

- casi invisible al ojo-

una pluma blanca para escribir

paz en la tierra

libertad para los presos

Sí, hasta en el recién horneado

pan que tú comes hay pequeños

poemas escondidos, olvidados; ellos

cantan en silencio para sí mismos

cuando ya han ido a parar al estómago

 

Demasiados poemas

no tienen dónde vivir

Nadie quiere hacerse cargo de ellos,

darles de comer palabras, rima para que duerman en ella

bellas vocales para jugar

cuando llega la noche

Demasiados poemas

tienen que vivir en el cesto de papeles,

abandonados como anémonas marchitas

Ellos quieren estar contigo,

los poemas

quieren estar en tu bolsillo,

sentir tu calor,

escuchar tu voz

cuando hablas, ríes, lloras

Quieren ser escritos por tu lápiz,

quieren ser leídos por tus ojos

Y cuando llueve

quieren estar igual de mojados

que tú

 

Traducción de Víctor Rojas

Commenter cet article